Psicoanálisis de Ryzsard Kapuscinski

¿Quién es Ryszard Kapusinski?

-Primera Parte-

Imagen relacionada

Fue un reportero polaco que adquirió notoriedad dentro del periodismo como corresponsal de guerra en países del llamado Tercer Mundo. Escribió y publicó muchos libros, editados en México por Anagrama Editores. Recibió diversos reconocimientos entre los que destaca el premio Príncipe de Asturias en Literatura, y entre otras cosas trabajó ofreciendo talleres de periodismo a lado de Gabriel García Márquez en diversos países latinoamericanos, incluyendo México.

Su biografía es por demás interesante. Nació y creció en Polonia, epicentro de la conflictiva europea durante el estallido de la 2° Guerra Mundial. Siendo niño sufrió en carne propia las atrocidades de la guerra por la invasión Nazi y Rusa a su país de origen, y siendo adulto trabajó por años en el frente de guerra de países africanos, asiáticos y latinoamericanos. Vivió algunas de las guerras y revoluciones más crueles de la segunda mitad del Siglo XX, compartiendo las condiciones de vida de los más desfavorecidos.

Para dimensionar lo que implicó su labor periodística:

En resumen, Kapuscinski estuvo en 27 revoluciones, 12 frentes de guerra, estuvo condenado a 4 ejecuciones por fusilamiento, sufrió de malaria cerebral, meningitis, tuberculosis e incluso fue picado en la frente por un escorpión estando en Somalia.

El psicoanálisis de su vida es aún más interesante.

¿Qué oscuras y profundas motivaciones inconscientes lo llevaron a elegir un trabajo con tales riesgos? ¿Cómo podríamos comprender que un sobreviviente de la 2° Guerra Mundial dedicara su vida a cubrir las noticias de otras guerras igual o más crueles? ¿Cómo soportó tantos años de riesgo, y más aún, logró destacar como un escritor creativo y relevante a nivel mundial?

A continuación algunas conjeturas que pueden realizarse a partir del análisis de su biografía bajo una mirada psicoanalítica.

Ryszard Kapucsinski: una extraña y exótica combinación de letras, amontonadas en dos conjuntos, que forman el nombre y apellido de un reportero y periodista nacido en 1932 en la ciudad de Pinsk, que actualmente forma parte de Bielorrusia, pero que en la época previa a la Segunda Guerra Mundial era parte de la entonces conocida como Segunda República Polaca.

La historia reciente de Polonia es tan compleja como la pronunciación del nombre de nuestro autor, pues fue un punto neurálgico en la guerra más devastadora en la historia de la humanidad, y los acontecimientos ahí sucedidos sin duda tuvieron un impacto profundo en la vida, obra y carácter de Rysiek, como lo conocían sus amigos.

“Los que han sobrevivido a una guerra nunca lograrán librarse de ella. La guerra persiste en ellos como una joroba en el pensamiento, como un doloroso tumor que ni siquiera el más eminente de los cirujanos es capaz de extirpar.” (Domoslawski, 2010 pp. 35)

Para comprender mejor la cultura polaca en la que se desarrolló Kapuscinski es necesario destacar algunas características de este país europeo; en primer lugar, su ubicación geográfica hace que Polonia sea el enlace y punto medio entre Europa Occidental y Europa Oriental, históricamente ha compartido fronteras con algunas de las potencias más importantes de la región, incluyendo Alemania, Rusia y el Imperio Austro-Húngaro. Esta ubicación ha expuesto al país, cuya existencia se remonta al siglo X, a múltiples invasiones que incluso llevaron a su desaparición en el año de 1795 cuando fue absorbida y repartida entre Rusia, Prusia y el Imperio Austro-Húngaro.

Sus fronteras se han modificado en innumerables ocasiones a causa de los conflictos continentales y mundiales que han tenido lugar en su propio territorio. La población polaca mantuvo su identidad a lo largo de las distintas invasiones, divisiones e inclusive durante su desaparición del mapa europeo, gracias a la cohesión alrededor de la religión cristiana y al idioma compartido; su independencia y territorio fueron recuperados hasta el final de la 1° Guerra Mundial gracias al Tratado de Versalles, que devolvió a Polonia su autonomía después de 120 años, emergiendo con el nombre de Segunda República Polaca.

Es importante precisar que durante la 1° Guerra Mundial, el territorio polaco se encontraba dividido entre Rusia, Alemania y Austria-Hungría, tres imperios que perdieron grandes extensiones de tierra tras los tratados de paz y que dieron una nueva configuración a Europa. Si bien esta paz trajo el reconocimiento de la nación, también dejó profundas heridas y rencores entre los nuevos vecinos. A Polonia se le otorgó el “corredor polaco” que extendía su territorio hasta el mar Báltico a través de Alemania que así quedó dividida en 2 por esta cesión que tuvo que hacer. Más tarde este conflicto político haría que se desencadenara la 2° Guerra Mundial.

En la frontera oriental también hubo conflictos con Rusia, pues no había un acuerdo en las fronteras bien definido en el Tratado de Versalles, y había un mutuo reclamo por territorios que proclamaban propios. Esta tensión llevó a que entre 1919 y 1920, tras la Revolución Rusa, hubiera un conflicto armado entre ambas naciones que llevó a Polonia a perder ciertas regiones cuyos habitantes eran en su mayoría rusos y ucranianos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *