Psicoanálisis

Compartir en:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Psicoanálisis es el nombre con el que se conoce a la teoría de la mente originalmente desarrollada por Sigmund Freud, una teoría que ha tenido y continúa teniendo un enorme impacto en distintos contextos como la pintura, la filosofía, la literatura, el cine, la política, la sociología, etc. Ha contribuido enormemente al entendimiento de fenómenos culturales como el funcionamiento grupal, el proceso institucional, y experiencias sociales más amplias como el racismo o la paranoia.

El psicoanálisis, como método de tratamiento, se fundamenta en conceptos relativos a los procesos psicológicos del inconsciente. La gran innovación técnica de Freud en el campo del entendimiento de la mente humana, fue la invitación a sus pacientes a hablar libremente mientras él escuchaba. Esta invitación, aparentemente simple, sigue siendo la base del método psicoanalítico hasta el día de hoy.

La tarea del psicoanalista no es sólo escuchar atentamente al paciente, sino también tratar de entender, a partir de lo que se está comunicando verbal y no verbalmente, sus conflictos emocionales subyacentes.

Se busca transmitir dicho entendimiento a través de interpretaciones con el objetivo de ayudar al paciente a obtener mayor y mejor comprensión de sus estados afectivos y por lo tanto procurarle alivio y enriquecimiento en el plano personal e intelectual. Aunque puede sonar simple, de hecho es un proceso complejo y difícil que requiere de una considerable perseverancia y atención.

La clave del tratamiento psicoanalítico está en la relación que se forma por parte de ambos, psicoanalista y paciente; esto se debe a que según la teoría psicoanalítica, a lo largo de nuestra infancia y desarrollo, las distintas experiencias que tenemos forman ciertos patrones conductuales, mentales y emocionales en cada uno de nosotros, y estos tienen tal relevancia que los vamos repitiendo a lo largo de nuestra vida actual.

Bajo este principio, los patrones conflictivos adquiridos durante nuestras vidas, tenderán a repetirse (transferirse) con las figuras emocionalmente relevantes de nuestro presente, cuando esto incluye al psicoanalista, pueden observarse y analizarse dichos patrones transferido, trabajándolos en conjunto se logra comprender sus fuentes, y disolver su presencia negativa en la vida cotidiana presente.

Por dicha razón es que el tratamiento psicoanalítico es un tratamiento tan intensivo y en ocasiones difícil de sobrellevar por las emociones y angustias que despierta, pero es también el tratamiento más profundo emocionalmente, y con mejores resultados a largo plazo, pues los estudios han probado que los resultados obtenidos en esta terapia no sólo se mantienen a lo largo de los años posteriores a concluir el tratamiento, sino que en ocasiones los progresos continúan aún después de terminar el psicoanálisis.

(Con información obtenida de The Institute of Psychoanalysis)

 

 


Compartir en:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Cargando…